jump to navigation

Altamira: el mayor timo de la Prehistoria Junpm082008 22, 2007

Posted by Kaiser Soseg in Ajustando cuentas, Políticamente incorrecto.
trackback

Según el diccionario de la RAE el timo es: “Un robo o hurto con engaño, especialmente si es en una compra o contrato, al no cumplir las condiciones previamente pactadas”. Un timo, sí señor, eso fue de lo que fui testigo en mi visita a las Cuevas de Altamira. Dejando de lado la crónica que ya escribiré de mi genial viaje a Santander la visita a las dichosas cuevas fue sin duda el único punto negro de mi viaje.

Las Cuevas de Altamira están (al menos eso dicen porque yo no las vi ni de cerca) a dos kilómetros de Santillana del Mar, un precioso pueblo a unos treinta kms de Santander. Conforme te vas acercando los carteles se suceden: “Cuevas de Altamira”, decían muchos. Pero del decir al cumplir iba un buen trecho. Nos acercamos a la taquilla para sacar entrada y nos sorprendió que aquello fuera gratis allí, en un edificio ultra moderno situado en medio de un campo. Luego entendimos el por qué de la gratuidad.

Nada más entrar te hacen sentarte a la espera de ver un vídeo. El vídeo sonrojaría al más paleto cinéfilo. Empezando desde la Prehistoria el vídeo llegaba a los años setenta y ahí daba en el clavo a base de titulares de diarios de por entonces. Muchos de ellos decían “Altamira bate récords de visitantes” y cosas así. El vídeo cogía carrerilla hasta llegar al 2001, año en el que salían fotos de titulares que decían: “Altamira se cierra para asegurar su conservación”.

Vale, mensaje captado. En los setenta, los españolitos eran demasiado ineptos como para saber que si 15.000 personas pisaban una y otra y otra vez una roquita la roquita sufría pupa. Así que en años más modennos decidieron cerrarla. Pero he aquí el quid de la cuestión. Que la cerraron para hacer ver a los pobres visitantes un auténtico museo a la estupidez.

Durante no sé cuántos jodidos años un montón de cerebrillos capulletes y con gafas de culo de botella se dedicaron a hacer una copia informática calcada de lo que eran las cuevas por dentro para luego dedicarse a timar al personal (pagador de impuestos con los que se mantiene el museo) haciéndole ver una copia burda y vergonzosa de la cueva, eso sí, hecha a base de cartón piedra.

Así, tu paseas libremente por allí, toqueteando lo que te sale de los cojones porque lo que te sale de los cojones es tocar un trozo feo y cutre de cartón piedra que quiere hacerte creer que estás ante algo con cierta historia. Pues no, allí la única historia que había era el mosqueo que Anita y yo nos cogimos al ver aquella cutrez de museo engaña-bobos.

Después de salir de aquella mierda de cueva de cartón te hacen recorrer pasillos en los que te pinchan en ridículas pantallas vídeos para niños de cuatro años al estilo “Érase una vez la Tierra” pero hechos con la tecnología de una escopeta de feria.

A mitad de camino, encima te escupen a la cara. Además de ponerte un vídeo en el que te dicen a la cara “jódete, pero de las cuevas no vas a ver ni los huevos del búfalo” te colocan un muro de firmas de gente QUE SÍ PUDO VISITAR LAS CUEVAS. Eso sí, evidentemente esos tipos no se llamaban Pepito el de los palotes ni hostias así. Eran políticos, famosos, escritores, pintores, etc. Chony no entró a tan selecto grupo y se quedó sin ver las jodidas cuevas.

Siguiendo la visita, al menos, te enseñan unos cuantos restillos de animales, herramientas y demás, que un texto super largo y coñazo te explica. Pero claro, después de ver bufalitos en paredes de cartón ya te quedas con la duda de saber si es o no es verdadero aquello. Encima, el autobombo de los cerebritos que idearon el timo del cartoncito es impresionante. Joder, pues anda que, ¿qué puto valor tiene ver un museo si lo que vas a ver es mentira pura y dura? NINGUNO. Porque no te emociona, no te mueve, no te traslada a ningún otro tiempo. NADA.

Sales por fin de aquella auténtica mierda a la que llaman “Museo de Altamira” con un cabreo de tres pares de cojones. No has entrado en las tan anunciadas cuevas, te han tomado por idiota (en momentos por un niño de 4 años) y encima se jactan de tener algo importante entre las manos.

Total, que si ya sabías que estaban cerradas, bien por ti, pero no es que estén cerradas, es que parece que ni existen, porque todo lo que allí te dejan ver es pura y dura mentira y para eso mejor, ir al cine. ¡LOS MUERTOS DE ALTAMIRA!

Pd: Al menos el hijo puta responsable de aquel timo puede respirar tranquilo, porque llego a pagar por ver aquello y no respondo de mis actos.

Anuncios

Comentarios»

1. Pizambra - Junpm172017 22, 2007

Ya sospechaba algo de fraude pero no creía que fuera tan serio


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: