jump to navigation

La desidia virulenta infecta a Cádiz Julpm072007 22, 2007

Posted by Kaiser Soseg in Ajustando cuentas.
trackback

como un virus,que desde hace años desgraciadamente muta y muta mientras se fortalace para dar a luz lo que hoy hay en Cádiz. Cádiz, esa ciudad que cada vez más gaditanos califican como “una ciudad bonita para veranear,pero no para vivir o trabajar”. Una realidad tan cruda como frustante que tan bien quedaba plasmada en un reportaje elaborado por el compañero de Diario de Cádiz Jose Antonio López y que fue publicado bajo el título “Una familia unida y exiliada”. Exilio,esa es la palabra clave en el contexto en el que vive la sociedad gaditana.

Una sociedad que, bajo el amparo de políticos tan inexpertos como Vicente Sánchez, Evelio Ingunza o el siempre penoso Agulló, se ha convertido con el paso de los años en una sociedad anclada en el pasado, detenida en el tiempo. En Cádiz no se permite tener ambición, casi está mal visto. ¿Por qué? Por muchas pero entrelazadas razones. La oferta laboral de Cádiz es lastimosa, vergonzosa diría yo. Algo a lo que contribuye las pocas carreras universitarias que se pueden realizar en la ciudad. Así, jóvenes psicólogos, médicos, abogados o periodistas se ven obligados a lanzarse al abismo de ese trabajo que nada tiene que ver con su formación, pero que les da de comer. 

Si eres joven y no tienes recursos es casi un acto de masoquismo ser ambicioso, la pela es la pela como dicen los catalanes. Si eres joven y los tienes por la razón que sea, por la suerte de la vida o por la suerte de tener una familia bien situada, verás, como yo, una ciudad que duele, que se cae a pedazos sin que nadie la arregle. Los políticos no trabajan para los gaditanos,está claro. ¡Abramos los ojos! ¡Hace bien poco abrieron el primer Punto Limpio de la ciudad! Mientras que en Conil ya hay dos, al de Cádiz hay que ir mapa en ristre porque claro, estamos en Cádiz, y aquí las cosas van tan lentas que ni siquiera está aún señalizado.

Hace poco estuve en Córdoba y quedé asombrado. Por allí hacen de cualquier calle un objetivo turístico, la oferta es amplísima. En Cádiz la oferta es patética. Por una parte, ningún empresario cuerdo apostaría por un negocio que no sea una tienda de veinte duros, porque en Cádiz es lo único que se abre, tiendas de todo a cien, como lo son nuestros políticos. Aquí sin embargo, vamos para atrás, como los cangrejos, pregúntenle a un gaditano cuántas veces ha visitado alguno de nuestros monumentos. Ninguno, no porque no los haya, los hay, deteriorados y abandonados, pero los hay. Y es que en Cádiz la desidia se lleva. Los políticos se dejan llevar por la dejadez tipicamente política y la sociedad, se quiera o no, va detrás. El gaditano no aspira a más porque sus dirigentes tampoco aspiran a más. Así que todos “tan contentos”. ¿Qué en Cádiz no hay ningún albergue juvenil de la Junta? No pasa nada. ¿Qué en Cádiz los jóvenes acudían al botellón porque no hay más oferta de ocio? No pasa nada. ¿Qué usted tiene que tardar dos horas para entrar en Cádiz? Tampoco pasa nada. Y así nos va, nadie se queja o alza la voz.

El gaditano es un hombre tranquilo, incluso campechano, que sólo aspira a la tranquilidad que le otorga su pequeña ciudad, pero que visto lo visto en el ayuntamiento, no aspira a viajar a Sevilla por autopista gratis o poder ir de aquí allá sin tener que quedar colapsado en la carretera. Lo sé, el retrato no puede ser más pesimista, pero es lo que hay, el futuro de los jóvenes gaditanos está a este ritmo fuera de Cádiz, en Algeciras, Jerez, Sevilla o Madrid, pero seguro que no en Cádiz. La mitad de los jóvenes en edad laboral se conformarán con trabajar en El Corte Inglés toda su vida, en el Supersol o en el almacén de barrio más cercano, la otra mitad querrá (o podrá) luchar por un futuro mejor lejos de La Tacita esperando que algún día vuelva y se encuentre una ciudad hecha y derecha, en la que las cosas funcionan: sin horas y horas de espera en el pasillo del hospital, sin un trabajo mal remunerado que bien lo podría hacer cualquier otro o en el que no hay eventos musicales de calidad desde hace siglos.

Terminaría de hablar de esta desidía que infecta a los gaditanos diciendo, “ESTO ES CÁDIZ Y VAMOS PARA ATRÁS”.

Comentarios»

1. Joselito - Agopm072007 22, 2007

Sabriamos lo que harian otras ciudades con los sarcofagos fenicios unicos en españa? pues seria un icono principal de la ciudad, todo la cultura y los museos estarian orientados a estas joyas que tenemos y muchos gaditanos hasta desconocen.
la desidia del gaditano es total, aqui solo importan los carnavales y la semana santa, lo demas sobra…… y la Teofila? pues claro, siempre la votan los mismos, los jubilados, prejubilados y los viejos….. asi nos va, aparte de la desidia del gaditano, lo guarro que es el gaditano, nunca he visto una ciudad tan sucia como Cádiz, ¿los gaditanos no quieren a su ciudad? ¿no quieren cuidarla? ¿porque la destrozamos? en fin….

2. Mario CV - Agopm082008 22, 2007

Desde luego. Pero Joselito, te puedo decir que Cádiz es infinitamente mas limpia que Roma o Barcelona, por ejemplo. Yo propongo montar mi Asociación, del tipo de Human Rights Watch, pero a lo gaditano y vapulear cualquier medida injusta que se haga desde el Consitorio…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: